Vehículos

Seis insumos de su carro que pueden salirle caros si no les hace mantenimiento

Febrero 27, 2018 - 03:53 p.m. Por:
Álvaro Mejía G., Especial para El País
cambio de piezas en vehículo

Por norma general, el aceite del motor y su filtro se deben cambiar cada 5.000 kilómetros, lo que representa un alto costo para el propietario de vehículo.

El uso de un vehículo implica un gasto inherente a la marcha, conocido como costo por kilómetro recorrido, que fluctúa de acuerdo con los hábitos de conducción, tipo de vía por la que se transita, cilindrada de motor, volumetría de carrocería y peso del automotor, entre otros factores.

Como su nombre lo indica, el mencionado valor se establece sumando el costo de los insumos y elementos desgastados o consumidos por el coche en un kilómetro de recorrido.

A propósito de lo anterior, es preciso aclarar que aunque son decenas de partes que sufren desgaste y afectan el bolsillo de los propietarios de vehículos, como es el caso de ejes, rodamientos, elementos de suspensión y dirección, por ejemplo, que se distinguen por su alto valor de reposición, existen seis elementos de alto consumo que determinan el citado costo por kilómetro.

Esta media docena de insumos son en su orden de incidencia los siguientes:

1. Combustible

Por ser el 'alimento' del motor el combustible, bien sea gasolina o acpm, es el ítem de mayor afectación en el costo de marcha y más si tenemos en cuenta el alto precio de los carburantes en Colombia.

Para dar un ejemplo del alto valor pagado en combustible por los conductores nacionales citamos un vehículo  de 1.6 litros con consumo promedio de gasolina de 35 kms/galón y un recorrido anual de 20.000 kilómetros. De acuerdo con estas cifras ese carro consume cada año cerca de 570 galones de gasolina, cuyo valor ronda los 5 millones de pesos, teniendo en cuenta un costo de 8.900 pesos por galón.

2. Llantas

Aunque duran fácilmente 60.000 kilómetros sin tener que ser reemplazadas, estos elementos negros y redondos son el segundo insumo de mayor incidencia para la canasta familiar de los propietarios de vehículos.

Al igual que ocurre con el combustible y demás insumos de un vehículo, el costo por kilómetro recorrido de las llantas se obtiene dividiendo el valor del tendido de sustitución entre los kilómetros que recorrió el juego de gomas reemplazado.

3. Aceite y filtro

Aunque existen excepciones, por norma general el lubricante de motor y su respectivo filtro se deben cambiar cada 5.000 kilómetros. De esta manera, este ‘combo’ se convierte en un ítem casi o igual de costoso que las llantas antes mencionadas.

4. Pastillas y/o bandas de freno

De la misma manera que sucede con el consumo de combustible, la duración de los elementos de fricción del sistema de frenos está determinada por los hábitos de conducción de cada persona en particular, peso vehicular y velocidades de marcha, entre otros conceptos.

Sin embargo, podemos decir, que en promedio y bien usadas, unas pastillas de freno pueden durar 40 mil kilómetros o más.

Dado que siempre se deben adquirir partes de frenos de la mejor calidad posible, los elementos de fricción ocupan el cuarto lugar en el listado de gastos de un auto.

5. Filtro de aire

La gran mayoría de fabricantes recomiendan reemplazar este importante preservante del motor, como máximo cada 15.000 kilómetros de recorrido.

No obstante lo anterior, hay que aclarar que en los vehículos destinados a trabajar en terrenos destapados o en condiciones adversas con presencia de polvo o tierra, el filtro de aire se debe cambiar a los 10.000 kilómetros o antes. De todas maneras, se debe revisar y soplar en cada cambio de aceite.

6. Filtro de A/C

Por lo general viene dispuesto y oculto en las guanteras de vehículos en donde cumplen la abnegada labor de filtrar el aire que se respira en la cabina, reteniendo el polen y otras partículas volátiles nocivas para la salud. Su reemplazo se debe realizar cada 20.000 kilómetros, en promedio, pero de todas maneras lo ideal es seguir las recomendaciones del fabricante del auto.

Para terminar reseñamos elementos de consumo y recambio periódico
como el líquido de frenos, filtro de combustible y aceites de caja y transmisión que inciden en menor grado en el costo por kilómetro recorrido en un vehículo.

A las transmisiones automáticas de la actualidad no es necesario medirles o cambiarles el aceite (de baja viscosidad), ya que ofrece la misma vida útil de la trasmisión que trabaja un mínimo de 10 años sin ‘protestar’.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
Hoy:Movilidadcarrosvehículos
Publicidad
Publicidad
Publicidad